16 de abril de 2009

OLLA HOLANDESA

Erwtensoep (o sopa de guisantes)


INGREDIENTES:


½ Kg de guisantes secos (arvejas o chícharos)
2 codillos de cerdo
½ taza de tocino cortado en cubitos
300 gramos de chorizo (o salchichas)
1 cebolla grande
1 papa mediana picada en cubitos (opcional)
2 ajo porros (puerros)
4 dientes de ajo bien machacados
1/4 bulbo de hinojo (Eneldo)
2 hojas de celery (apio españa)
1 hoja de laurel
1 pizca de pimienta negra
1 pizca de curry (opcional)
3 Cucharadas de Mantequilla (o aceite de oliva)
x Sal y pimienta al gusto


PREPARACIÓN:

Desale por algunas horas los codillos de cerdo.

En la olla que utilizaremos (4 o 5 Lts) sofreímos la cebolla ligeramente hasta que transparente, sin que tome color.

Le añadimos las hojas de celery picadas, ajo, los puerros también picados y el hinojo rayado o bien picadito, añadimos así mismo los chorizos troceados,, el tocino y rehogamos bien todo.

Añadimos 2 litros y medio de agua, las arvejas, el codillo y la hoja de laurel.

Comprobaremos de sal, cuando lleve cociendo la olla algún tiempo, ya que el codillo en si es salado y aunque lo hayamos desalado, aportara sal al guiso, así que añadiremos sal solo si fuera necesario y agregamos entonces una pulgarada (pizca) de pimienta negra recién molida y de Curry.

Aún cuando no está en la receta clásica en este momento se puede agregar la papa troceada (opcionalmente) para que estén blandas al terminar la cocción. A mi me parece que le quedan de lo más bien y complementan el plato.

El caldo de la olla tiene que quedar espesito, normalmente no hay que tomarse mucha molestia, ya que los guisantes se deshacen y le dan cuerpo a la sopa, si esto no sucediera pueden pasar por la licuadora algunos guisantes y así se espesa el caldo.

Este es un plato fuerte que los holandeses comen principalmente en invierno. Al momento de servirlo le queda bien picante (tipo sambal) al gusto del comensal.


Para esta receta hemos tomado como base la publicada por Margrietje Krol, la cual hemos mantenido lo más fielmente posible, ajustando la hechura a nuestros gustos.

BUEN PROVECHO…